¿Cómo el coronavirus cambiará el mundo? «No podemos volver a la normalidad»

  • por

Como te estas tomado esta situación, es realmente abrumador. Al mismo tiempo, se siente como si hubiéramos entrado en un viejo sueño recurrente. En cierto modo, tenemos. Lo hemos visto antes, en la televisión y en éxitos de taquilla. Sabíamos más o menos cómo sería, y de alguna manera esto hace que el encuentro no sea menos extraño, sino más aún.

Te acuerdas cuando algunas semanas atrás, alguien diciéndote que dentro de un mes las escuelas cerrarás. Todas las reuniones serán cancelada. Cientos de personas en todo el planeta estarán sin trabajo. Los gobiernos lanzaran algunos de los paquetes económicos mas grandes de la historia. En ciertos lugares, los propietarios no cobrarán el alquiler o los bancos cobrarán los pagos de la hipoteca, y las personas sin hogar podrán permanecer en los hoteles de forma gratuita. Se realizarán experimentos en la provisión directa de ingresos básicos por parte del gobierno. Grandes áreas del mundo colaborarán, con diversos grados de corrección y empujones, en un proyecto compartido de mantener al menos dos metros entre sí siempre que sea posible. ¿Hubieras creído lo que estabas escuchando?

Ahora no quiero agobiarte con todo esto, por eso también quiero compartir esto artículos contigo sobre diferente temas del coronovirus que quizás sean de tu interés.

No es solo el tamaño y la velocidad de lo que está sucediendo lo que es vertiginoso. Es el hecho de que nos hemos acostumbrado a escuchar que las democracias son incapaces de hacer grandes movimientos como este rápidamente, o en absoluto. Pero aquí estamos. Cualquier mirada a la historia revela que las crisis y los desastres han preparado continuamente el escenario para el cambio, a menudo para mejor.

La epidemia mundial de gripe de 1918 ayudó a crear servicios nacionales de salud en muchos países europeos. Las crisis gemelas de la Gran Depresión y la segunda guerra mundial prepararon el escenario para el estado de bienestar moderno.

Photo by Robert Metz on Unsplash

Pero como es de suponer la crisis también puede llevar a las sociedades por caminos oscuros. Otra crisis reciente, el colapso financiero de 2008, se resolvió de una manera que significaba que los bancos y las instituciones financieras se restablecieron a la normalidad previa al choque, a un gran costo público, mientras que el gasto gubernamental en servicios públicos en todo el mundo se redujo.

Las crisis dan forma a las historia, grandes pensadores han dedicado mucho tiempo incluso sus vida a estudiar como se desarrollan. Podríamos llamarlo el campo del estudio de la crisis. Muestra como esta crisis afecta a una comunidad determinada y las realidad de esa comunidad queda al descubierto, y la verdad de donde nace el poder o gente que teme o atesora. 

Las crisis revelan la verdad en historias inquietantes.

En esos momentos, todo lo que está roto en la sociedad se revela por lo roto que está, a menudo en forma de pequeñas imágenes o historias inquietantes. En las últimas semanas, las noticias nos han proporcionado innumerables ejemplos.

Las aerolíneas están volando una gran cantidad de vuelos vacíos o casi vacíos con el único propósito de proteger sus máquinas tragamonedas en las rutas principales del cielo. Ha habido informes de policías franceses que multaron a personas sin hogar por estar afuera durante el cierre.

A los presos se les paga menos de un dólar por hora para embotellar desinfectante de manos que ellos mismos no pueden usar, en una prisión donde no se les da jabón gratis, pero deben comprarlo en un tienda en el sitio.

Pero los desastres y las emergencias no solo arrojan luz sobre el mundo tal como es. También abren el tejido de la normalidad. A través del agujero que se abre, vislumbramos las posibilidades de otros mundos. Algunos pensadores que estudian los desastres se centran más en todo lo que podría salir mal. Otros son más optimistas, enmarcan las crisis no solo en términos de lo que se pierde sino también de lo que se puede ganar. Cada desastre es diferente, por supuesto, y nunca es solo uno u otro: la pérdida y la ganancia siempre coexisten. Solo en retrospectiva se aclararán los contornos del nuevo mundo al que estamos entrando.

Deja un comentario