En este momento estás viendo Puede comunicar sus sentimientos sin molestar a los demás: así es como

Puede comunicar sus sentimientos sin molestar a los demás: así es como

¿Alguna vez te has abstenido de decir algo porque no querías molestar a alguien? Siempre hay un punto en el que debates internamente si abrirte o decir algo o no, y es vital que aproveches ese momento para decidirte a comunicarte. No se trata de evitar molestar a las personas, sino de tener confianza en ti mismo y en tus sentimientos.

A todos nos ha pasado alguna vez: intentas expresar tus sentimientos y acabas enfadando a la otra persona. Pero no tiene por qué ser así. Con la actitud adecuada y unas sencillas técnicas de comunicación, puedes expresar tus sentimientos de forma eficaz sin herir los de la otra persona. En este artículo analizaremos algunos consejos para comunicar tus sentimientos sin molestar a los demás, de modo que puedas transmitir lo que sientes sin disgustos. Veremos cómo prestar atención al lenguaje corporal, cómo utilizar las frases con «yo» y cómo ser honesto pero con tacto. Con estos consejos, aprenderás a expresar tus sentimientos sin crear conflictos. Sigue leyendo para aprender a comunicar tus sentimientos sin molestar a los demás.

Entiéndete a ti mismo completamente primero

Si comienza una conversación con enojo o frustración o algo más que lo impulsa a confrontar a alguien, es probable que lo moleste. En cambio, tómese un tiempo para entenderse a sí mismo primero. Luego, cuando decida comunicar sus sentimientos, tendrá un espacio mental despejado y estará listo para discutir con madurez.

Decida qué comunicar y qué no comunicar

Algunas cosas es mejor guardarlas para uno mismo. Eso no significa reprimirlos, pero si te enojas con tu amigo por ir de compras con demasiada frecuencia, es más un problema personal que un problema que debes expresar. Antes de saltar a una conversación, delinee entre las cosas que debe discutir y las cosas que no debe discutir.

Piensa en quién confías

Abrirse a las emociones y la vulnerabilidad significa que está listo para hablar con alguien sobre algo serio. Pero eso no significa que confíes en la persona. Es posible que te sientas vulnerable y solo quieras que te escuchen, pero si te abres a alguien en quien no confías, podrías meterte en problemas. Asegúrate de que la persona con la que estás hablando sea alguien en quien confíes, ¡y alguien que se preocupe por ti!

Sé cariñoso

No hay nada bueno en una conversación que se convierte en una discusión acalorada o un debate alimentado por la ira. Sea cariñoso y empático con sus palabras. Recuerda que al final del día, la persona con la que te estás comunicando es un ser humano como tú. Se merecen el respeto con el que te gustaría ser tratado. La regla de oro puede parecer obsoleta, pero siempre debe estar en el fondo de su mente, especialmente cuando se está abriendo en una discusión sensible.

Sea independiente

Parece contradictorio pensar en ser independiente cuando te estás abriendo con alguien, pero es un gran componente de una conversación saludable. A pesar de tu relación con esta persona, eres tú. Debes ser responsable de tus sentimientos y acciones, y debes comprender que nadie es responsable de hacerte sentir de cierta manera que no seas tú mismo.

Antes de poder comunicarse eficazmente, hay que saber escuchar. La mejor manera de aprender a escuchar es participar en una conversación con alguien que esté hablando de un tema difícil. Una conversación en la que alguien habla de algo que realmente le importa te ayudará a aprender a escuchar. Cuando escuches, tu lenguaje corporal debe ser abierto e interesado. Evita cruzar los brazos o las piernas e intenta mirar directamente a tu interlocutor mientras habla.

Dicho esto, hay otras cosas que puedes hacer para mejorar tu capacidad de escuchar y oír a los demás en sus palabras.

En primer lugar, haz una pausa cuando sea necesario. Respira hondo y concéntrate en la cara y las manos de la otra persona si está hablando. Esto te ayudará a estar más atento a lo que dicen. Intenta no interrumpir (ten en cuenta que esto no es lo mismo que retar a alguien). Cuando alguien esté hablando, mantente concentrado en él e intenta no pensar en lo que tú quieres decir. Así evitarás distraerte. Una vez que hayas escuchado a tu interlocutor, puede ser útil hacerle preguntas. Así romperás el hielo y demostrarás que te interesa lo que tiene que decir.