¿Qué pasaría si te dijera que todo lo que hay en ti que la gente puede ver desde afuera es producto de tus pensamientos? Tu mundo externo en realidad refleja tu mundo interior. A mucha gente le cuesta aceptar esto. Prefieren imaginar sus vidas como estrictamente producto de sus circunstancias. Tal vez lo culparían a su educación o experiencias de la infancia. O la cantidad de dinero que están ganando o la cantidad de recursos a los que tienen acceso.

En otras palabras, preferirían señalar con el dedo todo y cualquier cosa, excepto ellos mismos. Realmente no puedo decir que los culpo. Piénsalo, si dices que tu mundo externo refleja tu mundo interior, ¿a dónde conduce eso?

Bueno, conduce a la incómoda conclusión de que eres responsable de tu vida. Hay esa palabra otra vez que la gente parece odiar: responsabilidad. Efectivamente, una vez que la conversación gira en torno a este incómodo tema, surge otra idea inconveniente.

La gente huye cuando escucha el concepto de disciplina. Te lo digo en nuestro mundo moderno, la responsabilidad y la disciplina no son precisamente populares. Vivimos en un mundo donde la gente pide pizza y espera que se la entreguen en quince minutos o que quieran recuperar su dinero. Quieren su pizza absolutamente gratis.

Vivimos en un mundo donde sacamos nuestros dispositivos móviles cuando hacemos nuestras compras, y esperamos el paquete que pedimos en nuestra puerta en dos días o menos. Vivimos en un mundo de divorcio instantáneo y conexiones, gracias a aplicaciones como Tinder.

El mundo donde pierdes el poder de tus pensamientos

Este es el mundo en el que vivimos. Cuanto más aprovechamos todas estas comodidades modernas, más cambian nuestras mentes. Esto tiene un efecto serio en nuestros valores, y es por eso que ideas como su mundo externo son el resultado de sus elecciones internas en pensamientos y hábitos que parecen tan obsoletos.

De hecho, a los ojos de muchas personas, estas ideas son incluso amenazadoras. Por eso es realmente importante si quieres cambiar tu vida para mejor, para aprovechar tu capacidad de responder a tu mundo. No es una conclusión inevitable. El hecho de que haya respondido de la misma manera todos estos años no significa que deba permanecer en ese patrón.

Al final del día, todo se trata de reclamar su poder de elección. Si no te gusta lo que ves en el espejo, y no te gusta cómo ha ido tu vida, en realidad tienes mucho más poder sobre la situación de lo que te das crédito.

Todo se reduce a lo que usted elija, y estoy hablando de sus pensamientos. Piensas que tus pensamientos son impotentes. Los pensamientos son solo ideas. Todo el mundo tiene pensamientos, entonces, ¿cómo pueden estos pensamientos cambiar tu vida? Después de todo, tu vida consiste en cosas que puedes ver, oír, tocar, saborear y oler. Te convences de que tu vida es real, mientras que tus pensamientos no lo son.

Bueno, eres más que bienvenido a pensar de esa manera. Cuanto más pienses que tus pensamientos son solo ilusiones y que realmente no valen nada, más continuarás viviendo una vida de frustración, lucha e impotencia. Sin embargo, en el momento en que empiezas a creer que tus pensamientos realmente tienen poder y que son los ingredientes básicos de la realidad, comienzas a cambiar las cosas. Empiezas a hablar y comportarte de manera diferente.

La auto-maestría está enraizada en la maestría mental

Quizás te interese nuestra reseña sobre el libro los 13 escalones del mentalismo, Todos lo mentalista lo llaman como la biblia del mentalismo.

Siempre he sido un gran fanático del taekwondo y las artes marciales. Solo hay algo acerca de las personas que patean el aire, mueven sus cuerpos y de alguna manera canalizan toda esa fuerza física para proyectar el poder que me recuerda al arte.

Realmente no puedo poner mi dedo en eso, pero parece tan sublime. Hay una gran cantidad de talento, es como, estas personas están bailando con sus cuerpos. No están peleando. Saben cómo convertir su cuerpo en el momento adecuado para aprovechar las oportunidades que aparecen y desaparecen en un abrir y cerrar de ojos.

Para ser bueno en cualquier tipo de artes marciales, tienes que dominarlo. Desafortunadamente, la mayoría de las personas no nacen con talentos que les permitan convertirse en expertos de la noche a la mañana en judo, karate, taekwondo, por nombrar algunos. Tienes que poner un pie delante del otro. Tienes que llevarte tu paliza. Así es como te conviertes en un maestro.

Es posible que haya visto esas viejas películas de kung fu. Es posible que haya visto al maestro de kung fu con un largo y suelto cabello blanco y un arquetipo de barba gris, que enseña a estos jóvenes los duros golpes de la vida.

Esos son tus pensamientos de poder

En realidad es muy formulado. El héroe de la película comienza como este bastardo engreído sin absolutamente ninguna pista. El maestro lo educaría dándole una paliza, y una vez que el héroe se acostumbra al hecho de que su arrogancia sienta las bases de su humillación, comienza a progresar. Empieza a pensar como un estudiante. Se vuelve humilde. Finalmente, con experiencia y práctica implacable, se convierte en un maestro por derecho propio.

Ahora, tan cursi como esas películas de artes marciales de la vieja escuela pueden parecer y significar para ti, contienen mucha verdad. Verás, muchas personas piensan que son los amos de sus vidas. Son libres de pensar de esa manera pero eso no es realidad. En muchos casos, estas personas se frustran precisamente porque en realidad no lo son.

Al igual que ese estudiante engreído, creen que lo saben todo. Creen que lo tienen todo resuelto. Pero la vida tiene otra agenda. La vida continúa educándolos entregando desilusión tras desilusión.

Quieres recibir trucos de mentalismo entra aquí

A pesar de haber pasado por tantos fracasos, la mayoría de las personas todavía se niegan a ver la nota. La mayoría todavía se niega a aprender. Si quieres dominar tu vida, primero debes asumir la actitud de un estudiante.

En otras palabras, tienes que aceptar el hecho de que no sabes todo. Eso está perfectamente bien. Porque una vez que desarrolles esa humildad, podrás tener un corazón y una mente abiertos para captar el tipo de información que necesitas para llevar tu vida al siguiente nivel. Así es como un estudiante se convierte en un maestro con el tiempo.

El autodominio echa raíces en esta verdad. Hasta que no te domines mentalmente, y no solo hablo de tu capacidad para comprender temas intelectuales, sino también de tu actitud, nada cambiará. Vas a continuar ocultando la verdad de tu vida. Seguirá resistiendo el tipo de información que de otro modo podría haber llevado su vida a un nivel superior.

Si estás enfermo y cansado de obtener los mismos resultados patéticos cada vez, elige la humildad. Comprende que no lo sabes todo y abre tu mente para aprender verdaderamente sobre ti mismo. Este es el primer paso hacia el autodominio real.

Quieres saber más del mentalismo, entra aquí

Ayúdanos a compartir esto:

×
×

Carrito

Salir de la versión móvil